El kayak


El kayak es un tipo de piragua de uso fundamentalmente deportivo. En su origen eran de un solo tripulante (ahora hasta cuatro) y se utilizaban para pescar y cazar. El tripulante o palista se acomoda sentado y orientado en dirección al avance, a diferencia de las embarcaciones de remo, y propulsa mediante una pala de doble hoja o cuchara que no se apoya sobre el casco.

Es una embarcación larga y estrecha de cubierta cerrada  en  sus diseños tradicionales, solo abierta en la "bañera" donde se sitúan el o los palistas. Existen en la actualidad tantos diseños y variantes como usos potenciales, en unos casos muy hidrodinámico y en otros compacto y estable. Dadas sus características pueden usarse kayaks en aguas tranquilas (ríos, embalses, lagos o piscinas), aguas bravas (ríos de montaña o canales de aguas bravas) y en el mar (incluso en mar abierto). Tal variedad de usos se traduce en una gran cantidad de modelos.

 

 

Aprender a navegar en kayak

 

Para disfrutar con el kayak no es preciso arriesgar. Se trata de ir poco a poco y adquirir seguridad. La iniciación ha de hacerse en kayak de recreo o de paseo. No es recomendable adquirir ninguno hasta no estar seguro que se va ha hacer uso frecuente. Incluso así, hay que pensar si merece la pena el desembolso y la molestia de trasnportarlo y guardarlo, frente a los puntos de alquiler que ya hay en toda la costa. Si se va en grupo se pueden negociar precios, con inclusión de monitor.

 

Muy interesante:  APRENDER  KAYAK

 

Historia

Al kayak se le atribuye un origen esquimal (inuit). La palabra significaría "bote-de-hombre" o "pedazo de madera flotante" ya que se construía a la medida del palista. En la sociedad esquimal, los menores no podían utilizar estas embarcaciones y sólo al alcanzar la mayoría de edad, en un acto ritual, la familia le construía su propio kayak. Se decía que si un esquimal salía a cazar y no regresaba era porque había usado un bote prestado.

En su origen, en el Ártico, el kayak fue concebido originalmente como un bote unipersonal consistente en una armazón de madera revestida de pieles. Tiene una antigüedad de al menos 4000 años.1 Los más antiguos kayaks recuperados se muestran hoy en día en el departamento de Norte América del museo etnológico de Múnich.2 Los esquimales crearon también prendas específicas para esta actividad como el anorak o el denominado cubrebañeras, que en su caso sólo dejaba al descubierto la cara del palista. Foto: Traditional Economy Inuit Of Canada.

 

Principios de diseño

Los diferentes modelos de kayak son un buen ejemplo de cómo la hidrodinámica ha sido aplicada al deporte y a sus necesidades. Los kayaks de velocidad (de pista), de descensos de ríos como el Descenso del Sella, de competición en mar y de travesía, son largos (5 metros) y extremadamente estrechos (40-45 centímetros), y buscan un rendimiento óptimo en cuanto a deslizamiento y velocidad. En cambio, los kayaks de aguas bravas se usan en la tierra para mayor velocidad y olor

Otro factor importante es el peso frente a la resistencia. Los kayaks de materiales plásticos se suelen usar en travesías y descensos no competitivos, turismo e iniciación. Al ser muy resistentes y pesados, no son adecuados para la competición. En el mundo del deporte de federación, los materiales compuestos como el kevlar, la fibra de vidrio y la fibra de carbono han acabado por sustituir a la madera, muy usada en la década de los 70 en citas como los Juegos Olímpicos; serán embarcaciones muy ligeras, con especificaciones adecuadas a la competición donde vayan a usarse.

 

 

Wikimedia Commons alberga una categoría multimedia sobre kayaks