TERTULIAS "MARTES MARÍTIMOSDE 2019

⫸ El Melillero. 100 años de historia en Málaga. 26 de marzo

 La barca de jábega hoy: competición y recreo. 29 de febrero

 La pesca del atún en el Golfo de Cádiz. 29 de enero

————————————


El Melillero. 100 años de historia en Málaga. 

26 de marzo

 (Clic para ampliar)

 

Realizada una breve presentación por parte de Felipe Foj, titular de la vocalía, introdujo el tema Juan Carlos Cilveti, quien tras unas consideraciones sobre la significación del término Melillero; apodo típicamente malagueño que hace referencia a todos los buques que han cubierto la línea regular entre los puertos de Málaga y Melilla, apuntó que ya había vapores que cubrían esta ruta antes de la fundación de la compañía Trasmediterránea. Acompañando la disertación con una serie de imágenes, el invitado centró su charla en los barcos que desde 1917 han navegado en esta línea bajo la citada contraseña.  

Comenzó mostrando la fotografía del vapor A. Lázaro, el primer buque de Trasmediterránea que cubrió esta ruta el 2 de enero de 1917. Explicando algunas características técnicas del barco y haciendo referencia a las primeras tarifas que se establecieron para el viaje, esbozó la lista de buques que navegaron entre 1917 y 1930. Señaló que la contraseña Trasmediterránea apareció muchos años después de su posicionamiento en Málaga. Los conflictos africanos de las primeras décadas del siglo XX también fueron mencionados. 

Reseñada la actuación que tuvieron los Melilleros durante la Guerra Civil, Cilveti explicó la creación en 1939 de la Compañía Auxiliar de Comercio y Navegación AUCONA, la agencia consignataria y de estiba de Trasmediterránea que me mantuvo en activo hasta mediados de la década de 1980. Haciendo mención al contrato estatal con el que Trasmediterránea ha estado vinculada desde su fundación, se habló de cómo en Melilla a estos buques se les denominó Correos y cómo estos barcos eran y siguen siendo los encargados de transportar la correspondencia.

Aludiendo a algunas curiosidades como la del buzón de correos situado la escala de los buques que cubrían esta línea o las pitadas que de forma escalonada señalaban la salida del barco, el ponente refirió como en 1940 aparecen las primeras reseñas periodísticas en la que se alude a la denominación Melillero. Asentado el término y con el estraperlo  de postguerra  vinculado muy estrechamente a las navegaciones de los Melilleros, Cilveti reseñó los últimos años de vida de los buques: A. Lázaro, V. Puchol y J.J. Sister, tres gemelos que vertebraron las primeras décadas de la línea del mar de Alborán.

Constituyendo un cambio revolucionario en los barcos implicados en la ruta, en 1955 aparecieron los buques Ciudad de Huesca y Ciudad de Teruel;  unos modernos barcos que trabajaron hasta finales de la década de 1960 cuando se posicionaron en la línea los buques Antonio Lázaro y Vicente Puchol. Con la aparición de los mismos, además aparece la figura del Melillero Titular, una figura que se ha mantenido hasta la fecha y con la que se designa de forma permanente a un buque en esta ruta. Complementadas las navegaciones de los titulares con apoyos puntuales de los barcos de la serie Albatros: Ciudad de Compostela, Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas de Gran Canaria y Juan March, la modernización de los Melilleros se acentúa cuando en 1983 llega para hacerse cargo de la línea el Ciudad de Santa Cruz de la Palma, primero de un grupo de barcos denominados Canguros que cumplimentarán estas navegaciones hasta principios del siglo XXI.

Con la particular presencia del  J.J. Sister (segundo Sister en la historia  compañía Trasmediterránea) en la ruta del mar de Alborán entre los años 1996 y 1997, la polémica del cambio de nombre de esta compañía salta en 2006 cuando el Ciudad de Valencia se posiciona en Málaga mostrando la contraseña Acciona Trasmediterránea. Tras un significativo revuelo mediático desaparteció partcialmente esta marca; y en 2002  llega la alta velocidad a la línea del Melillero. Posicionados primero los monocascos Alcántara y Almudaina, las navegaciones rápidas realizadas en periodos veraniegos y en refuerzos puntuales se asientan con los catamaranes: Milenium Dos, Milenium Tres, Milenium, Alborán, Alcánta Dos y Almudaina Dos, un monocasco este que cumplimentaba en 2018 la ruta de alta velocidad melillense de Trasmediterránea.

Con el singular añadido de la afamada Ola del Melillero, causada por las llegadas al puerto malagueño de estos catamaranes, en 2006 se establecía como titular el Juan J. Sister (el tercer Sister de Trasmediterránea), un ferry que Cilveti bautizaba en uno de sus escritos marítimos en el diario Málaga Hoy como el Trasatlántico de Melilla. Complementadas estas navegaciones con los buques Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife y con el accidente que sufría el Juan J. Sister en febrero de 2015 al chocar en su maniobra de entrada contra el muelle uno, el siguiente Melillero fue el Sorolla, un ferry que tras seis meses de actividad era sustituido por el Fortuny que en febrero de 2019 era rebautizado como Ciudad Autónoma Melilla mostrando además de un nuevo nombre la renovada imagen corporativa de Trasmediterránea que ha recuperado el gallardete original que lucieron sus barcos en 1917.

Tras la interesante exposición se inició la tertulia en la que se produjeron una docena de intervenciones respondidas o aclaradas por el invitado y referidas, entre otros a la rentabilidad del servicio, tipos de cargas, propiedad de la compañia, velocidad de los buques, su motorización y duración del viaje, comodidades y comida a bordo, otros accidentes, polizones, productos objetos de contrabando, detalles sobre la denominación de "barco del arroz",...

Para terminar, el vocal agradeció a todos la asistencia y participación y anunció el programa de la vocalía previsto para marzo (ver Convocatorias de esta web). A las 21.00 h concluyó el acto, entre muestras de satisfacción de los presentes que en número de 30 alcanzaron un record de asistencia.


La barca de jábega hoy: competición y recreo

29 de febrero

Clic en las fotos

Tras la bienvenida Felipe Foj, vocal de Patrimonio Marítimo, presentó a los invitados, que calificó de jóvenes y a pesar de ello grandes expertos del tema, D. Pedro Millán Almoguera y Dña. Juncal Laplana González, presidente y monitora del Club de Remo Pedregalejo. Club al que pertenece y en el que practica el remo. Indicó que ambos invitados son campeones de la Liga de Jábegas. Pedro en 2012 en la categoría absoluta, cuando su barca venció en todas las regatas y Juncal en 2000, en categoría femenina, siendo además la primera mujer que compitió en regatas.

El vocal presentó dos breves vídeos que sirvieron de introducción a las dos vertientes actuales de la dedicación de la barca: el ejercicio del remo en la competición deportiva y el ocio recreativo.

A continuación, Felipe Foj dio paso a Pablo Portillo, quien tras una introducción histórica coordinó la tertulia.Tomó la palabra Pedro Millán para dar las gracias al responsable de la Vocalía la oportunidad difundir la tradición de las barcas de Jábega y a la vez dar a conocer su club de remo.

El presidente comenzó remontándose a la fundación del mismo, en abril de 1998 aunque los fundadores, amigos del barrio de Pedregalejo, años atrás remábamos en la barca "María Juliana" (actualmente "Virgen del Carmen" ) y en la chalana "Margarita" de "El Lalo". El lema fundacional era muy claro: " yo, con mis tradiciones".

Comunicó que con el deseo de hacer de este deporte algo más conocido y respetado se decidió comprar dos esqueletos de barcas a medio construir en un curso organizado por la Junta de Andalucía en el Centro Cívico.  El primero de ellos fue terminado por Antonio Almoguera (abuelo de Pedro). Siendo "La Almoguera" fruto de su amorosa dedicación. El segundo fue concluido gracias a la intervención de una productora de cine y al trabajo de José Pedro González como calafate, dando lugar a "La Traya".

Por último tenemos a "La Cordela" que se consttruyó en parte gracias a la subvención recibida de la Obra Social de Unicaja y también con José Pedro González como calafate, con la ayuda de Rafael Sánchez Rubio.

Durante los primeros años del Club las barcas se dedicaban exclusivamente a la competición y obtuvimos muchos logros. Fue una década más tarde cuando se utilizaron las barcas para ocio los fines de semana y otro tipo de actividades como bautizos de mar. Desde hace cuatro años se organizan para ocio dos salidas entre semana y otra los domingos, durante todo el año siempre que el tiempo lo permita. Recordó que la salida y retorno de las barcas tienen su propio rito, poner los parales, que hay que barrer y echar sebo para deslice mejor la barca, una vez ésta en la orilla se va a por los remos y se colocan estos tras botarla a la mar. Una vez finalizada la remada, el proceso es inverso y antes de guardarla la barca se limpia, siempre con agua del mar.

A día de hoy -dijo- somos 135 socios. De los cuales, 30 son colaboradores (no hacen uso de las barcas); 25 son hombres veteranos que compiten; 60 mujeres, de las que compiten 12 y 30 son seniors.

Entre las actividades no relacionados con la competición destacó: recogida de alimentos con las barcas por distintos puntos del litoral malagueño en ayuda al pueblo saharaui; participación en el Solsticio de verano colaborando con Amigos de la Barca de Jabega; Bautizos de mar; participación en La Vogalonga, una regata no competitiva que se celebra en Venecia y reúne a embarcaciones a remo de toda Europa. En 2018 participó por primera vez una barca de jábega. Señaló la existencia de un proyecto para cruzar el Estrecho de Gibraltar con barcas en colaboración con una protectora de animales que luchar contra el maltrato animal.

Actualmente el club organiza cursos de remo gratuito de iniciación para jóvenes de entre 16 y 30 años. 

A continuación se refirió a la competición, paralo que aludió a  que la Liga de Barcas de Jábega se denomina "Copa Pepe Almoguera" en reconocimiento a lo que esta persona trabajó por la competición y la barca de Jabega. Esta liga la organiza la Asociación de Remo Tradicional (ART) en colaboración con la Diputación de Málaga, a la que hay que reconocer el esfuerzo económico. Hoy día pertenecen a la ART 10 clubes de todo el litoral malagueño. En sus instalaciones hay una carpintería de ribera donde se construyen las nuevas barcas de jábega para la competición, con un peso de aproximadamente 550 kilos.

El club de remo Pedregalejo tiene tres equipos de competición en la categoría de veteranos, féminas y seniors, con la ilusión de poder presentar este año un equipo de juveniles. Subrayó que precisamente, uno de los problemas que tiene actualmente este deporte es la captación de menores ya que no está de moda ni tiene la facilidad del fútbol en el que basta una pelota para ponerte a jugar. Se necesita una barca, llevarla a la orilla desde su lugar de varada y viceversa, cosa que no puede hacer un grupo de niños. Lo ideal sería disponer de un pantalán desde el que se acceda a las barcas y se baje de ellas.

A continuación tomó la palabra Juncal Laplana, quien tras agradecer la posibilidad de dar a conocer la barca de jábega en relación con la mujer, se manifestó orgullosa de poder mantener una tradición malagueña y además practicar un deporte en contacto con la naturaleza desde que se incorporó al club de Pedregalejo hace 19 años, a raíz de conocer a Pedro, su actual pareja, un apasionado de la barca por herencia familiar y por vivencias propias.

Refirió que en sus comienzos no existía tradición ni cultura que vinculara a la mujer con el remo en la barca, sea por esa ausencia de costumbre o argumentando que no teníamos fuerza suficiente, capacidad de coordinación, etc. Rompió esos esquemas siendo una jovenzuela y aunque Julián Almoguera les cedió " La María Juliana" (actualmente La Fogonera) para preparar la competición, mostrando su sorpresa por la inclusión de una chica en una tripulación de hombres, posteriormente se dirigió al equipo negando el permiso para competir con esa circunstancia.

Fue una triste noticia -dijo-, pero lo que recuerda con amor y admiración es que el equipo en vez de  buscar un sustituto para el puesto conflictivo pidió a la Peña de Pedregalejo la "Santa Cristina", una barca mucho más pesada y por lo tanto menos competitiva. Insistió Juncal que en estos comienzos de no advirtió la menor discriminación por parte de los miembro del entonces denominado Club de Remo y Pala de Pedregalejo. Y hoy en el club, entre los practicantes de remo  hay más mujeres que hombres.

Desgraciadamente, afirmó, ese año la "María Juliana" no participó en la Liga, ya que fue sancionada por no dejar remar a una mujer, ello pero sería un gran paso para su introducción en el remo en barca.

Juncal subrayó que hemos de citar a Chari (una marenga de Pedregalejo), conocedora y amante de la mar, quien tenazmente persiguió la inclusión de la mujer tanto en regatas como en ocio. Y así, desde hace bastantes años hay un grupo de mujeres pertenecientes al club que salen los domingos para disfrutar de jornadas lúdicas en la bahía de Málaga. No está orientado a la competición, pero si al amor y respeto a la mar y al orgullo de seguir con la tradición y conservación de la barca de Jabega.

Recordó que durante un tiempo la mujer sólo participó en equipos mixtos, en concreto formados por chicos y con Chari en muchas temporadas y también con su presencia en algunas ocasiones; y que en el ámbito de la competición, los primeros años de la introducción de equipos femeninos fueron sólo de exhibición, ya que habían dos o tres, hasta que en 2014 se implantó la categoría femenina en la Liga de Jábegas Pepe Almoguera. En la actualidad se permiten los equipos mixtos en todas las categorías, y existe la categoría femenina, cuya participación ha ido aumentando año a año, ya que todos los clubes tienen equipos en dicha categoría.

Afirmó que se ha hecho un gran avance en la liga gracias al apoyo de todos los clubes y de instituciones como la Diputación y lemas como "+ deporte, + mujer ", y para finalizar recordó que para disfrutar de una barca de jábega no importa el sexo. Lo importante es la implicación de un grupo de personas que han de tener como objetivo el trabajo de equipo, sea de competición o de ocio.

Tras las dos aplaudidas intervenciones se inició la tertulia, muy participativa en la que los invitados atendieron cuestiones como situación actual de la carpintería de ribera; las características de los entrenamientos masculinos y femeninos; el uso del gimnasio;  el desarrollo de las regatas; la necesidad de más apoyo mediático, en especial de la Tv, con un coste que no asume la Tv pública andaluza; las supersticiones (espolón partido, barcas sin nombre,…); el reconocimiento que se ha perdido la vinculación e identificación tradicional de las barcas con sus barrios; el desconocimiento general del reglamento de la Liga; la pérdida de la terminología tradicional relacionada con los elementos de la embarcación y los puestos de boga.

En cuanto a la búsqueda de un mayor atractivo para niños y jóvenes, se reconoció el inconveniente del peso de las barcas, sólo en parte resuelto por las más recientes, y se apuntó como necesario el inicio del remo en chalanas de cuatro remeros. También se consideró positiva la introducción del laúd, hasta hace poco calificado como amenaza y hoy una posibilidad real para que los jóvenes amplíen su horizonte competitivo en la liga andaluza respaldada por la Federación de Remo.

Otras intervenciones apuntaron la necesidad de promocionar el uso de la barca en proyectos medioambientales y solidarios y la recuperación de actuaciones como las ya lejanas con remeros de Oxford y Cambridge en el puerto. Igualmente, se opinó que era un error abandonar el calificativo de "barca tradicional" y sustituirla por "barca ligera" cuando -manteniendo la estructura y elementos- sólo cambia la madera con la que se construye, que es más ligera.

Lo avanzado del tiempo obligó a acortar las intervenciones, todas de gran interés, y tras agradecer la presencia a invitados y tertulianos, Felipe Foj anunció que la próxima sesión se celebrará el 26 de marzo. Llevará por título "El Melillero. 100 años de historia en Málaga" y correrá a cargo de D. J. Carlos Cilveti Puche, cronista portuario y colaborador de la Vocalía y dos veteranos de la Cía. Transmediterránea.


La pesca del atún en el Golfo de Cádiz

29 de enero

 

El martes 29 se celebró la primera Tertulia Marítima de 2019 con numerosa asistencia (22 tertulianos) que mostraron gran interés y participación.

Tras el saludo de Felipe Foj, vocal de Patrimonio Marítimo, éste se felicitó de contar como invitado con uno de los mayores expertos nacionales en el tema y colaborador de la vocalía desde su creación, D. Juan Antonio Camiñas Hernández, quien comenzó presentando el documental  "Almadrabas" (1935) de Carlos Velo y F. G. Mantilla y la figura de Carlos Velo. Posteriormente se distribuyó una hoja informativa y se procedió a la proyección. Presentamos la que ofrece youtube, de poca calidad.

A continuación se iniciaron las intervenciones que fueron numerosas y de gran interés, resolviendo el invitado cuestiones tales como el tamaño y rutas de los atunes; la regulación de capturas anuales en la UE, destacando que España el país cuota más alta por motivos históricos; la existencia de pesca ilegal y de variadas pesquerías (almadrabas, cerqueros, palangreros,…).


Ante la cuestión de especies depredadoras del atún, el invitado describió como las orcas empujan a los atunes hasta la playa hasta agotarlos y como los devoran en la borda del barco cuando, pescados en línea de mano van a ser subidos.

El Dr. Camiñas subrayó la inexistencia de conflictos importantes de carácter ecologista pues los científicos atienden a la sostenibilidad del recurso y todo el proceso de transformación está muy automatizado y controlado. Refirió que el "atún claro" que indican las latas no es una especie, sino una mezcla de varias de ella provenientes de los mares tropicales cuyos ejemplares se envían a Europa y EE.UU congelados para ser tratados y enlatados. El atún rojo procedente de almadrabas difícilmente se destina a conserva, al ser el más preciado y de más valor comercial para su consumo fresco, tanto que hay criaderos con jaulas de engorde que permiten disponer del mismo todo el año. Al respecto indicó que la llegada de los japoneses al mercado almadrabero en 1986-87 significó un apreciable aumento del precio del atún fresco, ya que incrementó considerablemente la demanda del producto.

En cuanto a las almadrabas, indicó que los patrones españoles son muy demandados en las mediterráneas y que esta técnica de captura es tradicional en todo el levante occidental (en tiempos hubo una en Estepona) y con España destacan Italia, norte de Marruecos y Argelia. Además, nuestro país tiene buques cerqueros en el Índico y en otros mares.

El invitado expresó que el sector está muy regulado y controlado y que si se continúan cumpliendo las indicaciones de las investigaciones científicas no debe haber problemas futuros. Apuntó la necesidad de modificar alguna normativa como la referida a la obligatoriedad de arrojar al mar las capturas accidentales una vez superada la cuota fijada para la embarcación (palangreros) y citó cómo aparecen cadáveres de atunes en las redes de los arrastreros, lo que significa un lamentable derroche de este recursos alimenticio.

 Finalizó recomendando la web www.iccat.int/es/ de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico y a las 21.00 h, se dio por finalizada la animada tertulia. Felipe Foj agradeció la presencia a invitado y tertulianos y anunció el contenido de la siguiente: La barca de jábega hoy: competición y recreo.

 

(Clic en las fotos para ampliar)